viernes, 9 de octubre de 2015

A melody of tears

Perderse en machetazos invisibles con lo inexplicable,
como quien asesina un alma con un requiem en un suspiro,
donde el dolor se duele de sí mismo,
cubriéndose por completo hasta asfixiarse,
en el barranco de las siluetas que se quedaron en pudieron,
desapareciendo este olor de entre mis manos,
transmutando el sudor en heces corrompidas,
viendo vacíos eternos en los salmos que se dicen a oscuras.