martes, 11 de agosto de 2015

Road trip

Te llevo en la mirada,
te veo en mis pupilas frente al espejo,
me sorprende que no te vean en mis fotos,
cuando es tan obvio tu escondite,
la tristeza detrás de la sonrisa,
la mente que va más allá,
quizás a viajar contigo por Nueva Orleans,
un road trip, un descapotable rojo y tú,
jodido y radiante,
cantando a las estrellas,
y yo queriendo acurrucarte entre mis pechos,
no soltarte nunca,
quitarme los esparadrapos de la boca,
cantarle al viento,
como una Pocahontas rubia y algo ebria,
y jugar a cazar vampiros en los manglares,
vestidos de Van Helsing,
intentando no reír,
no caer sobre ti y pedirte que me quites las bragas,
que me lleves a un club de jazz,
y me toques el coño bajo la mesa,
mientras los saxos mitigan mis gemidos
y finges indiferencia ante los espasmos que aprietan tus dedos.