viernes, 24 de julio de 2015

Una noche cualquiera

Salir de tranqui,
cagarte en lo obvio y aceptarlo,
humo y quintos,
el subidón de su llegada, 
abrazos, risas, complicidad,
valorar más las presencias que la ausencia,
bailar como si nadie mirara,
cubitos de hielo, sillas, minifaldas,
desconocidos que te cogen en brazos
mientras te hablan de sus exs,
ir corriendo al baño,
soltar una carcajada y volver como si nada,
aceptar que te protejan,
rechazar con estilo,
bocadillos de tortilla a las seis de la mañana,
saludar a tu padre al entrar,
ponerte el pijama del revés.